Cristaloterapia para estar en el aquí y el ahora …

bahia_de_ussuri_playa_de_cristal_6

También podéis acceder a esta entrada en el

TALLER ON-LINE GRATUITO

“EL CAMINO DEL CORAZÓN”

Enlace:

https://caminodelcorazon.wordpress.com/2017/02/01/cristaloterapia-para-estar-en-el-aqui-y-el-ahora/

MINERALES DE ENRAIZAMIENTO – CHAKRA 1º

El viaje a través de los chakras empieza con el de la raíz, el primero.

Está ubicado en la base de la espina dorsal, entre el ano y los genitales.

Vinculado con el mundo material, está conectado con la Tierra. Se ocupa de las necesidades físicas y de la humana básica. Pone de relieve la importancia de estar enraizado en el aquí y el ahora.

Un primer chakra saludable permite que los cambios se den paso a paso, sin traumatismos.

Con respecto al trauma, un aspecto notable de la utilización de un cristal reside en que el rayo del cristal usa una frecuencia similar a la de la memoria, y una vez localizados los recuerdos traumáticos, se pueden neutralizar. Por lo tanto, esos recuerdos pueden dejan de emitir esa onda de dolor.

Su color es rojo y en menor medida marrón y negro. Los cristales que corresponden a los colores “terrestres”, como marrones, grises, negros y rojos con todos convenientes para este chakra.

Gemas que armonizan con el primer chakra:

Heliotropo, cuarzo ahumado, hematite, ojo de tigre, ágata musgosa, ágata de fuego, jaspe rojo, coral rojo, granate, jaspe sanguíneo, rodonita, rubí, obsidiana, ónix, turmalina, tektita, obsidiana nevada…

Heliotropo: esta “piedra del valor” ayuda a aliviar las ansiedades que pueden desequilibrar el cuerpo. Ayuda a la renovación física, mental y emocional así como a la toma de decisiones. En el nivel físico, el heliotropo fortalece los riñones, el hígado y el bazo, y favorece la desintoxicación.

Cuarzo ahumado: excelente cristal de enraizamiento que te estimula a concentrarte en el momento presente ya que es una de las piedras más eficaces para anclar y asentar. Tiene una fuerte vinculación con la tierra y los chakras básicos. Fomenta la preocupación por el medio ambiente y la ecología.

Activa los instintos de supervivencia y mejora la intuición relacionada con los retos y los problemas.

Ayuda a soportar los momentos difíciles y fortalece la evolución.

Ayuda en todas las desintoxicaciones y a todos los niveles. Enseña a dejar atrás cualquier cosa que ya no sirve.

Alivia el miedo, elimina la depresión y aporta calma emocional. Alivia las tendencias suicidas, así como aceptar el cuerpo físico y la naturaleza sexual, potenciando la virilidad y limpiando el chacra base para que la pasión pueda fluir de manera natural.

Alivia las pesadillas y manifiesta los sueños. Disuelve suavemente las emociones negativas y promueve los pensamientos positivos.

Es excelente para tratar enfermedades relacionadas con radiaciones o quimioterapias, pero deben ser piedras naturales (no artificiales que son muy negras y nada transparentes).

Especialmente eficaz para las dolencias del abdomen, las caderas y las piernas.

Alivia el dolor, incluyendo las penas del corazón, es beneficioso para el sistema reproductor y los tejidos musculares y nerviosos. Disuelve los calambres, fortalece la espalda y robustece los nervios.

Ayuda a asimilar las sales minerales y a regular los líquidos corporales.

Si utilizamos la punta, la alejamos del cuerpo para extraer energía negativa y la apuntamos hacia el cuerpo para energetizar. Antiestrés.

Hematite: cristal de enraizamiento que también ayuda a erradicar las limitaciones mentales que impiden probar nuevas direcciones, pues disuelve la negatividad asociada con el miedo a las nuevas aventuras.

Armoniza mente, cuerpo y espíritu.

Disuelve la negatividad e impide que las energías negativas entren en el aura, devolviendo al cuerpo la paz y la armonía.

Psicológicamente, es una piedra fuerte que da apoyo a las mujeres tímidas, aumenta la autoestima y el instinto de supervivencia, potenciando la voluntad, la fiabilidad y la confianza.

El hematite atiende los deseos insatisfechos que mueven la vida. Te ayuda a firmar la paz con los errores cometidos y aceptarlos como experiencias.

Dirige la atención mental hacia las necesidades básicas de supervivencia.

Físicamente el hematite tiene una poderosa conexión con la sangre. Restaura, fortalece y regula el flujo sanguíneo.

Útil para tratar problemas circulatorios y enfermedades de sangre como la anemia. Ayuda a los riñones a limpiar la sangre y regenera los tejidos. Estimula la absorción del hierro y la formación de glóbulos rojos sanguíneos.

Trata los calambres en las piernas, la ansiedad y el insomnio.

Usar en forma de elixir para tratar la fiebre.

Decía Plinio que el hematite curaba el mal de ojo y estimulaba la absorción de oxígeno, tratamientos de tumores, leucemia, enfermedades del corazón y de la médula ósea.

Ojo de tigre: concentra la energía necesaria para hacer frente a los desafíos, estimulando el optimismo y la disciplina. También ayuda a iluminar los pasos prácticos necesarios para conseguir los objetivos y cuando cuesta concretar las ideas.

Es una piedra que potencia la autoestima, la fuerza interior y la alegría de vivir.

Ayuda a resolver conflictos internos causados por el orgullo y la obstinación.

Para personas muy “terrenales” a las que les cuesta asumir la existencia de energías más sutiles en su mundo material.

Evita que la gente quede anclada en el pasado.

Equilibra las energías yin y yang y nutre de energía al cuerpo emocional.

Purifica la sangre y los órganos viscerales.

Ágata: el ágata de fuego o el ágata musgosa, son las mejores para el chakra raíz. Utilizar si tu energía es insuficiente, para mejorar la autoestima, para ayudar a la seguridad física y emocional, y para tener una perspectiva de la vida más equilibrada, sobre todo mediante la eliminación de la negatividad.

Turmalina: tiene mucha energía enraizadora, aunque el color principal de este chakra es el rojo. Limpia, purifica y transforma la energía densa en vibraciones más ligeras. Enraíza la energía espiritual limpiando y equilibrando los chakras, creando un escudo protector alrededor del cuerpo (lanza un aura protectora).

Alivia los dolores producidos por el cáncer y otros dolores agudos. Ayuda a detener el crecimiento irregular de las células, estando indicado para curar cálculos renales.

Psicológicamente la turmalina ayuda a comprenderse a uno mismo y a los demás, fomentando la auto-confianza y reduciendo el miedo. Disipa cualquier sentimiento victimista y atrae la inspiración, compasión, tolerancia y prosperidad.

Las estrías laterales de la turmalina potencian el flujo energético, haciendo que sea una piedra excelente para la curación, incrementa la energía y retira los bloqueos.

Situarla o llevarla puesta donde sea apropiada para estimular los meridianos. Ponerla en el extremo apuntando en la dirección del flujo.

Es excelente para preparar esencias de gemas que funcionan rápida y eficazmente.

Cada uno de los colores de la turmalina tiene su don curativo específico.

  • Turmalina negra: esta turmalina absorbe y transmuta la energía y pensamientos negativos nuestros y de los demás. Sana el miedo y el pánico y da una sensación de seguridad y protección. Activa la capacidad propia de enraizamiento y centrarse, de sentirse presente y bienvenida en el plano terrenal. Ayuda a aquellas personas que se resisten a estar en su cuerpo.

  • Turmalina roja, amarilla y marrón: son beneficiosas para la sexualidad y la disfunción emocional que puede estar detrás de la pérdida de líbido. Físicamente, la turmalina libera tensión, lo que la hace útil en los alineamientos espinales.

Equilibra la energía masculina-femenina dentro del cuerpo.

Tektita: ayuda al usuari@ a expandirse, alinearse y limpiar todos los chakras y el canal completo de Kundalini.

Protectora de la energía y enraíza a la receptora en la seguridad y realidad terrenal, además de conducirla a la plenitud de la galaxia. Atrae ayuda positiva de orígenes no terrestres. Se considera que la tektita tibetana es la más poderosa, pero también es rara y muy cara.

Jaspe rojo: armoniza las vibraciones enfermas y gravosas de la matriz/ovarios y es de gran ayuda para el parto.

Limpia y estabiliza el aura. Suave equilibrador físico y emocional. Ayuda a estar más fluido en la vida.

Es suavemente estimulante: el jaspe rojo tarda en hacer efecto, es una piedra para “carreras de fondo” no de “velocidad”.

Lleva los problemas a la luz, esclarece las situaciones difíciles ayudando a comprender los problemas, asentando y cuadrando las ideas cuando “revolotean” sin hallar solución.

Puesto bajo la almohada ayuda a recordar sueños.

Estimula y equilibra el primer chakra.

Desintoxica la sangre, el sistema circulatorio y el hígado. Disuelve los bloqueos en los conductos biliares y en el hígado.

Prolonga el placer sexual.

Sustenta el ánimo durante las enfermedades prolongadas y la hospitalización y reenergetiza el cuerpo.

Reduce el estrés y calma el ánimo cuando se juega con él entre los dedos.

Es afín a los signos de Tauro, Géminis, Capricornio y Escorpio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s