Cómo aplicar la fragancia

En la traducción más básica, la Aromaterapia es el arte de curar por medio de sustancias aromáticas. Aunque en la aplicación, el arte del tratamiento con fragancias tiene una acción dual. A través de la respuesta instintiva, como la de un animal que es igualmente consciente -e igualmente estimulado- por el olor de un enemigo que se aproxima, o el de una potencial pareja, nuestro sentido del olfato está conectado a un complejo conjunto de mecanismos de respuestas innatos. Nuestra reacción a un olor u otro es un toque del maravilloso diseño de la Naturaleza.

Sin embargo, en el caso de la raza de los Humanos, hemos abierto un área completamente nueva en el mundo de las fragancias. Tenemos, en adición al instinto, la reacción a las fragancias de la experiencia. Pregúntese usted mismo por qué una persona puede adorar la fragancia de las rosas, mientras otra no soporta el olor. Tal vez una relaciona dicho aroma con su primer amor, con un lugar placentero, o con el recuerdo de un abuelo muy querido que dedicaba horas interminables cuidando tiernamente su preciado jardín de rosas. La otra persona puede recordar la fragancia como un encuentro indeseable con las espinas del bosque de rosas, o la picadura de insectos que salían de las fabulosas flores carmesí.

Está ampliamente aceptado que el cuerpo fisiológico tiene la habilidad de curarse autónomamente de un número de enfermedades. De hecho, muchos médicos enfocan la infección viral aliviando los síntomas del malestar y dejando que el virus siga su curso. En otras palabras, como doctores podemos hacer poco en este caso, así que dejamos que el paciente esté tan confortable como sea posible mientras el sistema inmunológico hace su trabajo. Con este precepto como fundamento, es fácil ver que el estado mental/emocional del paciente está ineludiblemente ligado al proceso de curación física. Por esta razón, es difícil considerar razonablemente los procesos físicos y mentales como independientes. Con el fin de obtener mayor entendimiento, se trabajarán por aparte estos inseparables aspectos.

Considere los aparatos inhaladores que están constantemente con quienes sufren de problemas de asma, o los aerosales nasales que se usan comúnmente para los resfríados. Ya  que los medicamentos utilizan las membranas mucosas como vías de entrada para la introducción del remedio al cuerpo, se debería recordar que éstas son las mismas membranas que sirven para aceptar que la fragancia sea transmitida al cerebro. ¿Y qué es una fragancia, sino trazas de partículas arrastradas por la nariz?.

Considérense también algunos de los métodos utilizados en la aplicación de tratamientos de Aromaterapia. Es importante ver cómo operan fisiológicamente. Por ejemplo, demos un pequeño vistazo a dos de los métodos para aplicar los remedios en Aromaterapia: Masaje y Baños aromáticos.

El Masaje es la aplicación directa de un aceite esencial o mezcla de aceites, en el cuerpo. –Advertencia: No todos los aceites pueden o deberían aplicarse directamente en la piel. Pregúntele a su proveedor-. Este aprovecha las virtudes de la terapia del masaje y la aromaterapia. Y aunque la fragancia puede actuar como un catalizador para estimular el sistema inmunológico hasta su máximo potencial en el combate de una enfermedad, se debería recordar que el aceite esencial está, al aplicarse directamente en la piel, siendo absorbido por el cuerpo a través de los poros. Puede observarse que muchos prefieren utilizar aceites calientes en el masaje. Esto no es sólo más confortable para el beneficiario de la terapia, sino que el calor abre los poros y los hace más receptivos a la esencia.

El uso del baño aromático es similar. Los baños son generalmente calientes, otra vez abriendo los poros para ser más receptivos a los aceites esenciales. También como en el masaje, hay contacto físico directo con el cuerpo. Aunque la potencia total de la esencia se diluye por el volumen de agua de baño, esta es una aplicación física directa del remedio aromático. Es en esta función particular que la aromaterapia es fácilmente relacionada con la práctica de la homeopatía. En un trabajo homeopático el remedio es más diluido con el fin de fortalecerlo. De este modo, en la Aromaterapia una aplicación diluida de una fragancia esencial puede servir como un remedio potente y, a través del trabajo físico del arte, la efectividad de la terapia se multiplica, pues ataca una enfermedad a muchos niveles.

En el diseño de una nueva mezcla, el siguiente punto es decidir cómo suministrar la fragancia al paciente. El método a utilizar, a menudo está dictaminado por lo particular de la situación que se va a remediar, o la comodidad que experimente el individuo con la terapia, o la preferencia del aromaterapia. Idealmente, la aplicación escogida es un resultado de todas estas consideraciones.

Hay un buen número de caminos para lograr esto. Algunos son exclusivos de las expresiones terapeúticas del arte; otros están más en contacto con los aspectos mágicos de la Aromaterapia. Aunque hay variaciones de los diferentes procedimentos de aplicación del aromaterapeuta, en términos generales, las virtudes de la fragancia son transmitidas a través de los medios de inhalación, el contacto externo directo, o una combinación de ambos métodos.

Hay aceites esenciales que son irritantes en la piel como el de alcanfor, canela, clavo, menta … mientras puede que algunos no sean sensibles a estas esencias, otros reaccionarán de una manera extremadamente negativa al contacto. A veces, una excesiva dilución dentro de un aceite portador de baja fragancia aliviará cualquier inconformidad. Sin embargo, esto no garantiza que el problema se solucionará. También es importante tener en cuenta que además de las propiedades irritantes de algunas esencias y mezclas, se deben considerar las alergias individuales. Lo que puede ser un remedio placentero y beneficioso para un individuo, puede iniciar una severa reacción alérgica en otro.

Más allá de la gravedad de la responsabilidad del practicante de la Aromaterapia, es una palabra de consejo. Esté alerta. Espere lo improbable. Hace muchos años, hubo un individuo que tenía una reacción alérgica a una fragancia muy suave, placentera y utilizada universalmente. Por supuesto, la primera acción que se tomó fue descontinuar inmediatamente el uso de la fragancia. Pero en una investigación más profunda, parece que nunca había habido una respuesta alérgica a la esencia. La alergia era hacia el aceite portador en el cual se había diluido. Los aceites portadores son escogidos específicamente por su baja fragancia y su aceptabilidad universal. Sin embargo, aunque se puede registrar fácilmente lo que funciona para la mayoría, cada individuo tiene su propio conjunto de reacciones personales, alergias, sensibilidades y tolerancias. Después de todo, cada persona es particular. ¡ Hay que estar alerta !

Cuando se seleccione un aceite portador, éste debería ser uno que no interfiera con las propiedades de la esencia activa.

FUENTE:

“LA MAGIA DE LA AROMATERAPIA. El uso de las Esencias para la Mente, el Cuerpo y el Espíritu”. GWYDION O´HARA

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s