Educación Olfativa

“Repentinamente el recuerdo se reveló a sí mismo. El sabor era el de un pequeño pedazo de magdalena, que en las mañanas de domingo (…) solía darme mi tía Leona, sumergiéndolo primero en su propia taza de té….Inmediatamente la antigua casa gris sobre la calle, donde estaba su habitación, se elevó como un decorado (…) y el pueblo entero, con su gente y sus casas, sus jardines, su iglesia y sus alrededores, fue tomando forma y solidez, cobró vida desde mi taza de té”.

“En busca del tiempo perdido”, Marcel Proust

¿Poseemos educación olfativa?

En la Escuela no enseñan a desarrollar nuestro olfato. Desarrollamos otros sentidos de percepción a través de la música, el dibujo o el deporte.

Esto no quiere decir que nuestro ancestral sentido del olfato sea de menor categoría o importancia que nuestros pabellones auditivos cuando escuchan una obra de Mozart o una canción de John Lennon.

¿Estamos atentos a los aromas de  la naturaleza?, ¿Sabríamos distinguir dentro de una gama de olores sus connotaciones más profundas?. En nuestra sociedad moderna los perfumes químicos con su brutal acto de presencia, han desvirtuado y generado confusión en las masas y en las nuevas generaciones. Los modelos de referencia olfativos, los “patrones ancestrales” que hemos heredado generación tras generación, se están perdiendo con tantos productos adulterados. No podemos apreciar la calidad de la naturaleza ni nuestra percepción y educación olfativa si se adulteran nuestros perfumes.

Teniendo en cuenta que recordamos el 5% de lo que vemos, el 2% de lo que oímos, el 1% de lo que tocamos, el 15% de lo que degustamos y el 35% de lo que olemos, nos podemos hacer una idea de lo importante que significa en nuestra vida diaria y en nuestros estímulos el importante sentido del olfato de nuestro organismo.

Nuestra reacción y tolerancia a los olores también van a variar dependiendo del ámbito cultural y sociodemográfico en el que hayamos nacido o vivamos, ya que posiblemente se tendrán sensibilidades y gustos diferentes. La construcción de marcas olfativas depende del lugar que el olfato ocupa en el orden perceptivo de una cultura particular y del período histórico analizado. Añadir a esto que de un consumidor a otro, la sensibilidad a los olores, aceites, esencias y perfumes es también distinta.  Todo esto, es importante tenerlo en cuenta a la hora de una elección, de realizar un estudio de ventas (un negocio con aroma vende un 33% más que otro que no lo tiene), un perfume, una consulta de aromaterapia, por poner algunos ejemplos.

Cuando creamos un perfume elegimos la combinación de notas perfumísticas que más se identifican con la persona a la cual va dirigida el aroma. No se trata de sobresaturar el olfato. Tenemos que tener en cuenta que un aroma que no nos agrada en un determinado momento puede ponernos “sobre aviso” para futuras lecturas olfativas. Tal es el poder que tiene el sentido del olfato.

40.1

Una de las cosas importantes que hay que tener en cuenta en la educación olfativa es la capacidad de “nombrar” los olores por su nombre. Nuestro sentido del olfato primordial se encuentra en nuestro “cerebro reptil”.

¿Cuándo olemos un aroma familiar, además de recordar un momento agradable debido a los recuerdos asociados al momento ó vivencia, seríamos capaces de identificarlo o ponerle un nombre?.

En el siguiente enlace tenéis un recurso para conocer de manera esquemática aspectos fisiológicos que nos hablan de la estrecha relación que tienen los olores con la memoria y las emociones y cómo tomar conciencia de  la dificultad que tenemos para describir olores y descubrir el por qué:

https://www.educaixa.com/-/como-describir-los-olores

 

Los Jahai de Malasia y los Maniq de Tailandia

Existen dos pueblos en el sudeste asiático que han desarrollado más que ningún otro un vocabulario autóctono para la nariz; se trata de pueblos de cazadores-recolectores, los Jahai de Malasia, en la península de Malaca  y los Maniq de Tailandia, cuyos vocabularios integran entre 12 y 15 palabras reservadas para estímulos olfativos. El descubrimiento de esta aparente peculiaridad lingüística llevó a los investigadores Asifa Majid, de la Radboud University de Holanda, y a sus colegas Niclas Burenhult y Ewelina Wnuk, a estudiar las implicaciones evolutivas del olfato.

¿Sabríamos distinguir los componentes de un perfume?: Lo ideal sería comenzar por combinaciones sencillas.

Aromas ancestrales, recuerdos, sentimientos, emociones …

fotos facebook (1) (119)

¿Cuál es tu olor preferido?… ¿Qué recuerdo te trae?

Ciertos aromas nos traen recuerdos muy, muy lejanos que nuestra memoria olfativa nos devuelve intensamente… poco a poco. Desde que era una niña siempre me han fascinado los aromas. Cada aroma me traía un recuerdo, un pensamiento. Y cada aroma me atraía más que el anterior. Caramba¡¡ … me preguntaba yo.

Realmente, ¿cuántos aromas puede haber?… Mi cabezita de niña nunca podía imaginar todas las sorpresas que me depararían después cuando empezé a estudiar aromaterapia: tantos olores… situaciones… asociar un aroma a un suceso por muy lejano en el tiempo que hubiera ocurrido. La aromaterapia y la elaboración de perfumes es creatividad en estado puro. El aroma trabaja directamente con la sensación, con el sentido, con la emoción, con el sentimiento.

¿Realmente disfrutamos de un aroma?.  Te propongo querid@ amig@ que le dediques un tiempo, por muy cortito que sea, a sentir el aroma, a degustarlo, a paladearlo… Siéntelo, siéntete.

El sentido del olfato es el único que está relacionado con la parte del cerebro donde se generan las emociones y de esta manera producir estímulos olfativos que van a influir en nuestras emociones. Estas emociones son el factor principal en la elección de un aroma, un perfume, un aceite esencial,  una combinación de aromas… Todo esto se desarrolla en el sistema límbico, el cual está formado por varias estructuras cerebrales que gestionan respuestas fisiólogicas ante los estímulos emocionales. Está relacionado con la memoria, la atención, los instintos sexuales, las emociones, la advertencia de un posible peligro, la personalidad y la conducta. El sistema límbico interacciona muy rápidamente con el sistema endocrino y el sistema nervioso autónomo.

sistema limbico

En el sistema olfativo se agrupan las emociones y los recuerdos ya que la memoria humana funciona por asociación; asociamos un aroma a un recuerdo. En el bulbo olfatorio se procesa la información enviada por los receptores de olores (epitelios olfatorios) que al captar un estímulo olfativo envía una señal eléctrica al bulbo olfatorio. Por eso decimos que la memoria olfativa es emocional, porque en el sistema límbico agrupamos las emociones y los recuerdos que llegan directamente a él. Y los regula. Cuando nuestro olfato es activado a través de un aroma, va directamente al hipotálamo.

Todo esto es posible gracias a nuestra memoria olfativa, de la cual entre otras habilidades, ha dependido la supervivencia de nuestra especie. El ser humano tiene la capacidad de asociar sensaciones, procedentes de los cinco sentidos y relacionarlos con conceptos, que a su vez generan sentimientos y emociones.

Estudios Científicos

Richard Axel y Linda B. Buck estimaron en un estudio que debe de haber al menos 1.000 diferentes genes que sirven de receptores olfativos, que a su vez son capaces de reconocer y memorizar en torno a 10.000 sustancias odoríferas conocidas. 

Cada célula olfativa está especializada, por tanto, en identificar un número concreto de olores, cuya señal envían al cerebro mediante impulsos eléctricos. Todos los receptores son proteínas relacionadas entre sí pero difieren en pequeños detalles; cada receptor consiste de una cadena de aminoácidos que está anclada a la membrana celular y la atraviesa siete veces.

Decidieron no ir en busca de las proteínas receptoras de olores, sino de los genes que contenían las instrucciones para ellas. Después de varios intentos fallidos, en 1991 encontraron los genes que permitieron estudiar el sentido del olfato a través de las técnicas de biología molecular y celular moderna, y cómo el cerebro distingue entre los olores. Además, su descubrimiento sirvió de base para establecer los genes para proteínas receptoras de otras especies. 

 Para saber más sobre el olfato …

Vídeo Youtube: Tristram Wyatt habla de las feromonas:

https://www.youtube.com/watch?v=f-Oupk_4VVo

 

El Olfato

“Tener un buen olfato es tener intuición, astucia y sagacidad.  Perderlo suele ser síntoma de padecer una enfermedad. El programa semanal de ciencia para toda la familia, analiza cómo es el mecanismo olfativo y cómo el sentido del olfato es nuestro principal aliado en situaciones de peligro.Con Joaquín Mullol conocemos cómo es nuestro olfato y con Bettina Piersson cómo se crea una fragancia. Cómo se investiga con narices artificiales, lo vemos de la mano de Olga Bustos; con Eduard Solé, cómo se entrena la nariz de un somellier; y, con Jordi Grau, qué importancia tiene el olfato para la elaboración de un vino.El Descubrimiento muestra qué es y cómo Solomón Shereshevski descubrió la sinestesia, una cuestión a la que la Ciencia no había prestado atención hasta que, en 1880, el psicólogo británico Francis Galton, publicó el primer estudio”.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/tres14/tres14-olfato/1265435/

Para saber más sobre la memoria …

El espíritu de las plantas. Documental

Como se puede comprobar en el vídeo, las plantas tienen memoria. La memoria se ejercita con el entrenamiento. ¿Puede un bosque tener memoria del fuego que lo arrasó?, ¿una pradera puede recordar la máquina que la segó?.

Y nos podemos preguntar ¿QUÉ ES LA MEMORIA?: en el vídeo algunos investigadores  nos dicen que la memoria es la facultad de conservar y recordar lo que se ha visto, oído, sentido, aprendido … Una actitud de conservación y de recuperación. 

La memoria es la posibilidad de que se almacene una señal durante un tiempo y que mediante ciertos experimentos podemos recuperarla con la ayuda de otra señal.

Este vídeo nos muestra como los taninos -moléculas de las plantas que actúan como arma química defensiva contra ciertos parásitos o insectos devoradores de hojas- de la acacia mantienen una lucha por la supervivencia de las plantas. Como ocurre en el vídeo en el que el hígado de un gran número de antílopes no consiguió eliminar el veneno potencial ya que la cantidad de tanino era cuatro veces mayor en las granjas en las que había un mayor consumo de hojas -los antílopes comen hojas de acacia-. Es decir, el árbol está correspondiendo a un consumo excesivo de sus hojas. ASÍ ES COMO SE PROTEJEN LOS ÁRBOLES. Es una defensa química: no quieren que se coman todas sus hojas porque podrían morir.

https://www.youtube.com/watch?v=Ni-Yg2wS3Ys

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s