Como tantos cientos de miles de habitantes de Alepo, los fabricantes del tradicional y milenario jabón se vieron forzados a huir de la guerra fratricida que devora Siria. Seis años después, desean que los viejos zocos recuperen su aroma a oliva y laurel.

La casa del maestro jabonero Mazen Zanabili, en la zona oriental de Alepo, huele a jabón mucho antes de entrar en ella, un regalo inesperado en esta…
expansion.com
A %d blogueros les gusta esto: