CIPRÉS

aceite esencial de ciprés   -cupressus sempervirens-

 

Familia: CUPRESSACEAE. Sinónimos: CIPRÉS COMÚN

El ciprés se caracteriza por tener una madera incorruptible. El árbol puede vivir más de 2000 años. El ciprés es el árbol de la serenidad, la calma, la paz, por eso se encuentra frecuentemente en los cementerios.

Este árbol alto, esbelto y cónico es bien conocido. Sus pequeñas floes dan lugar a unos conos esféricos, de color pardo o grisáceo. Es un árbol perenne, oriundo de Oriente. Abunda en parques, jardines y plantaciones utilitarias y en todo el Mediterráneo, como símbolos ancestrales de la inmortalidad. Ha dado el nombre a la isla de Chipre, donde se le rindió un culto muy especial. El uso del ciprés fue en primer lugar registrado en los papiros egipcios. En el Antiguo Egipto se usaba además para la fabricación de sarcófagos de la V dinastía en adelante.

El aceite de ciprés es incoloro y tiene una calidad de madera y nuez con un toque de especia. Su fragancia es más bien masculina, aunque algunas mujeres puden darle acogida como un cambio refrescante del denso dulzor de la mayoría de los perfumes, y muchas otras esencias. Su aroma recuerda al de otros aceites de la familia de las coníferas -enebro o pino- y hace buena mezcla con ellos. Constituye un aceite de baño relajador y refrescante.

Entre los principales componentes activos destacan hidrocarburos y taninos, alcanfor, cetona, alcohol terpénico oloroso, ácido fórmico y acético, d-pineno, d-canfero, d-silvestreno y cimeno.

Culpeper nos dice lo siguiente: “Los iconos, o nueces, es lo que más se emplea, las hojas mucho menos; se les considera muy secantes y astringentes, buenos para atajar flujos de todas clases, como escupir sangre, diarrea, disentería, el flujo inmoderado en los meses, la micción involuntaria; previenen la hemorragia de las encías y afianzan los dientes flojos. Por fuera se emplean en fomentos y cataplasmas”.

El aceite de ciprés es benenifioso en las afecciones que incluyen una eliminación excesiva de líquido, como las mencionadas por Culpeper. Su calidad astringente y estíptica lo hace muy útil en hemorragias del tipo de la hemoptisis y la metrorragia; por vía externa es bueno para las hemorroides, las varices y la piel grasa. Actúa desde luego en el aparato reproductor femenino, probablemente a través de los ovarios, y está comprobado su valor en los trastortnos menopáusicos y menstruales. Es un antiespasmódico potente, muy útil en el asma, la tos ferina y en todas las toses espasmódicas. Es también un sedante de las terminaciones nerviosas del sistema nervioso. Debido a su efecto combinado sobre la respiración, el ciprés puede ser también útil en la bronquitis y el enfisema; su utilidad en la gripe es reconocido (Valnet).

Su efecto restrictivo de los líquidos es casi único entre las esencias. Su afinidad por el aparato reproductor -que podría deberse a una especie de hormona- confirma su predominio natural del yin.

Propiedades: antiespasmódico (espasmos bronquiales y respiratorios), antisudorífico, astringente (muy eficaz en la hipersudoración o hiperhidrosis), cicatrizante, descongestionante, desodorante (axilas y pies), detoxificante, equilibrador (del sistema neurovegetativo), estimulante (de la circulación), tónico (sistema venoso y muscular), repelente (de insectos).

Su propiedad general es ayudar a la corriente sanguínea, ya que es un potente restaurador y tónico del sistema venoso

Propiedades Cosméticas: acné, varices, atrofia muscular, celulitis, sabañones, vasoconstricción. Disminuye la sensación de hormigueo.

Propiedades Terapeúticas: agotamiento físico y nervioso. Trata la afonía y aporta claridad en la voz. Laringitis, tos convulsiva y tos ferina. Articulaciones y artrosis. Disminuye la diarrea. Trata la enuresis (incontinencia de orina).Hemorragias nasales. Hemorroides. Lumbago. Normalizador del sistema circulatorio. Úlceras varicosas.

Propiedades Psicológicas y Mentales:

– Adecuado para aquellas personas a las que el paso de la vida las marca de una manera considerable y entran en una fase de vejez prematura: los años les pesan demasiado, los problemas superan su capacidad de resolución, su cuerpo y su mente aparentan más edad de la que realmente tienen y les falta creatividad y fuerza vital.

– El aroma del ciprés infunde estabilidad y cohesión ayudando a través de las transiciones de la vida y llevándonos sutilmente a aceptar incluso los cambios difíciles tanto internos como externos: nos hace fluir con la vida.

– Combate la frustración, el abatimiento, la pérdida de objetivos en la vida, el sedentarismo, la insatisfacción, el mal humor y la irritabilidad.

– Ayuda a considerar la vida con optimismo y hace que los problemas se transformen en proyectos de solución.

– Proporciona una sensación de fortaleza y capacidad y ayuda a querer disfrutar y vivir intensamente la vida que queda por delante.

Además para: aumentar la capacidad creativa. Regenera la vitalidad perdida. Aporta fuerza de voluntad y resistencia.

Propiedades Sexuales:

– Hemorragias menstruales cuando el problema es de exceso de yin.

– Menopausia cuando el problema es de exceso de yin.

– Menstruación dolorosa cuando el problema es de exceso de yin.

– Menstruaciones irregulares cuando el problema es de exceso de yin.

– Aumenta las secreciones vaginales cuando el problema es de exceso de yin.

– Estimula la producción de estrógenos cuando el problema es de exceso de yin.

– Emenagogo cuando el problema es de exceso de yin.

– Aumenta la fertilidad.

– Da energía sexual.

Sinergias: El aceite esencial de ciprés combina con los aceites de madera de cedro, pino, lavanda, mandarina, salvia romana, limón, cardamomo, manzanilla, enebro, benjuí, bergamota, naranja, mejorana y sándalo.

 

A %d blogueros les gusta esto: