Aceite esencial de ciprés – cupressus sempervirens

CIPRÉS

aceite esencial de ciprés   -cupressus sempervirens-

El ciprés se caracteriza por tener una madera incorruptible. El árbol puede vivir más de 2000 años. El ciprés es el árbol de la serenidad, la calma, la paz, por eso se encuentra frecuentemente en los cementerios.

Este árbol alto, esbelto y cónico es bien conocido. Sus pequeñas floes dan lugar a unos conos esféricos, de color pardo o grisáceo. Es un árbol perenne, oriundo de Oriente. Abunda en parques, jardines y plantaciones utilitarias y en todo el Mediterráneo, como símbolos ancestrales de la inmortalidad. Ha dado el nombre a la isla de Chipre, donde se le rindió un culto muy especial.

El aceite de ciprés es incoloro y tiene una calidad de madera y nuez con un toque de especia. Su fragancia es más bien masculina, aunque algunas mujeres puden darle acogida como un cambio refrescante del denso dulzor de la mayoría de los perfumes, y muchas otras esencias. Su aroma recuerda al de otros aceites de la familia de las coníferas -enebro o pino- y hace buena mezcla con ellos. Constituye un aceite de baño relajador y refrescante. 

Entre los principales componentes activos destacan hidrocarburos y taninos, alcanfor, cetona, alcohol terpénico oloroso, ácido fórmico y acético, d-pineno, d-canfero, d-silvestreno y cimeno.

Culpeper nos dice lo siguiente: “Los iconos, o nueces, es lo que más se emplea, las hojas mucho menos; se les considera muy secantes y astringentes, buenos para atajar flujos de todas clases, como escupir sangre, diarrea, disentería, el flujo inmoderado en los meses, la micción involuntaria; previenen la hemorragia de las encías y afianzan los dientes flojos. Por fuera se emplean en fomentos y cataplasmas”.

El aceite de ciprés es benenificoso en las afecciones que incluyen una eliminación excesiva de líquido, como las mencionadas por Culpeper. Su calidad astringente y estíptica lo hace muy útil en hemorragias del tipo de la hemoptisis y la metrorragia; por vía externa es bueno para las hemorroides, las varices y la piel grasa. Actúa desde luego en el aparato reproductor femenino, probablemente a través de los ovarios, y está comprobado su valor en los trastortnos menopáusicos y menstruales. Es un antiespasmódico potente, muy útil en el asma, la tos ferina y en todas las toses espasmódicas. Es también un sedante de las terminaciones nerviosas del sistema nervioso. Debido a su efecto combinado sobre la respiración, el ciprés puede ser también útil en la bronquitis y el enfisema; su utilidad en la gripe es reconocido (Valnet).

Su efecto restrictivo de los líquidos es casi único entre las esencias. Su afinidad por el aparato reproductor -que podría deberse a una especie de hormona- confirma su predominio natural del yin.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.