Ya llega el verano :)

Y por fín …. llega el verano. Aquí en el norte de España no es que esté haciendo un tiempo espectacular, pero se agradece que salgamos de las restricciones sociales, que podamos ir a nuestra provincia (mi caso, por ejemplo) para poder ver a nuestros seres queridos. He estado más de tres meses viendo y escuchando a mi familia y amigos a través de teléfono móvil, videollamadas, videoconferencias. Para mis padres ha sido algo nuevo (y positivo, ya que les ha gustado :)) … para mí … agradecer el tener estas herramientas a través de las cuales he podido comunicarme muchísimo mejor y de una forma muy aceptable.

No ha sido tarea fácil estos meses. Mientras estaba casi todo  el mundo confinado en casa por la «plandemia»,  yo salía puntualmente todas las mañanas a trabajar. Toda una incertidumbre: ¿vendrá el autobús? (bueno … si no hubiera venido … hubiera ido andando … pero hubo días que los accesos estaban cerrados … bueno … me hubiera quedado en casa … ), ¿vendrá alguien aparte de mí a coger el autobús? (durante dos meses hemos ido sólamente 2 personas en el autobús … algunos días 3 ó cuatro), ¿me pararán los municipales o la ertzaintza? (llevaba un justificante en el bolso firmado por el gerente de mi empresa por si tenía que enseñar … el salvoconducto), ¿cuándo llegue al trabajo me tendré que tomar la temperatura? (comprobamos que el aparetejo daba más de 1º de temperatura por encima de la correcta …  yo decidí tomármela en casa y luego anotarla en el trabajo … ¿me habrán creído? … sinceramente … me daba igual …), ¿volverán en el trabajo a estar continuamente hablando de la «plandemia» y pensar que porque una persona no se encontraba muy bien era porque seguramente tendría «el bichito»? …

Preguntas para mí bastante surrealistas debido a la situación generada.

Dicen que ya no volverán  a ser como antes nuestros encuentros sociales y familiares. O que tardarán en volver. Lo que si he comprobado es el miedo social ante el tema y el pesimismo. Y lo que me apena es que se produzca un cisma debido a la diferencia de opiniones … esto no es lo «malo» en sí. Es el posicionamiento. Ya no hay marcha atrás. Gracias al confinamiento he podido estar en contacto con amigos y conocidos que opinan como yo. Y se han reforzado los lazos.

Pero en otros casos, y me ha sucedido también (la otra cara de la moneda), cuando no se comparten convicciones, ideales … eso no es lo peor … cuando no te respetan por pensar diferente no es agradable en el sentido que al final te das cuenta que hay personas con las que no puedes hablar de temas que a tí te interesan … seguimos haciendo criba … a veces estamos con personas que aunque no tienen nuestros ideales tampoco tienen que estar totalmente de acuerdo con nosotros, lógicamente. No me refiero a eso. Es poder «resonar», «vibrar» , cuando estás con alguien compartiendo. Esa es una señal. Y lo peor … lo peor … el silencio de muchas personas ante lo evidente del engaño colectivo. Escribiendo estas líneas me doy cuenta que esta situación de muchas veces no resonar con gente cercana siempre ha existido. No es nuevo para mí. Lo que ocurre que en esta situación nueva para todos, las posiciones se han marcado mucho más. Desde luego, en mi caso particular, he salido reforzada de esta situación ya que he podido investigar, hablar, compartir con personas que estamos en el mismo camino. He comprobado los dos lados por así decir, y tengo muy claro en cual estoy.  Por lo tanto, gracias primavera, por dejarme ver con claridad. Y ver también lo que me sobra … a veces son personas… ¿con qué tipo de personas comparto mi tiempo? … ¿qué quiero compartir en mi tiempo de relax? … ¿y en mi tiempo de trabajo ó laboral? …

Pero las estaciones siguen … y nosotros seguimos en Aroma y Energía compartiendo nuestro sentir. Vienen días en los que tenemos que intentar NO TENER MIEDO. El miedo nos paraliza … y yo te pregunto:

El nombre de la web, Aroma y Energía, engloba espacios vitales e innatos del ser humano. El olfato es imprescindible para nuestra vida diaria, cuanto menos, muy muy importante. Los aromas ayudan y reconfortan;  y a través de ellos,  podemos mejorar nuestro estado vital.

La energía forma parte importante de este proyecto ya que todo es energía.

Si nuestra energía es coherente, mi vida será coherente porque mis pensamientos, mis rutinas diarias (alimentación, vida laboral, vida social) van en consonancia con mi sentir y con mi motor interno.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Belén Nevado Jiménez .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Belén Nevado Jiménez.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

A %d blogueros les gusta esto: