ACEITE ESENCIAL DE MENTA

 

Aceite esencial de Menta de campo (Mentha arvensis)

Familia: LAMIACEAE (LABIATAE).

Origen y Historia: la menta de campo es originaria de Europa. Las mentas se han extendido por todo el planeta hasta América del Norte, Australia y Japón. Cultivadas desde la antigüedad por sus propiedades medicinales, se les ha encontrado en tumbas egipcias fechadas alarededor del año 1000 antes de Cristo. Los antiguos chinos la utilizaban por sus propiedades calmantes y antiespasmódicas.

Es una planta herbácea de destacado aroma, mide de 10 a 60 cm y tiene unas flores verticiladas situadas en la axila de las hojas. Las hojas son ovaladas, puntiagudas y dentadas. Esta planta vivaz florece de julio a septiembre y prefiere los lugares poco soleados, los pantanos y las praderas húmedas.

El aceite aromático es  obtenido a partir de las hojas, que es donde esta planta almacena su esencia. Es bien conocida la circulación de fluidos en la menta. Sus sustancias aromáticas actúan sobre los seres vivos y pueden activar el flujo de fluídos orgánicos, la circulación linfática y la circulación del líquido intersticial (el líquido intersticial es un filtrado del plasma sanguíneo proveniente de los capilares. Su contenido es casi igual al plasma, pero diferente de él en una concentración más baja de proteínas, debido a que éstas no logran atravesar los capilares con facilidad. El líquido intersticial consiste en un solvente acuoso que contiene aminoácidos, azúcares, ácidos grasos, coenzimas, hormonas, neurotransmisores, sales minerales y productos de desecho de las células , fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/L%C3%ADquido_intersticial)

En los humanos el aceite de menta ayuda a combatir los estancamientos de líquido (agua) en los tejidos, acúmulos linfáticos en las piernas, pies ó brazos, favoreciendo los procesos de depuración. Si aplicamos este aceite en brazos, pies o piernas, notaremos su efecto refrescante y descongestionante.

El flujo de la linfa y del líquido intersticial es activado por este aceite incluso en los vasos linfáticos más pequeños, de forma que el líquido estancado o acumulado en los tejidos podrá drenar mejor.

El aceite esencial de menta actúa de la misma manera en los animales cuando estos olfatean la planta. Incluso influye sobre el flujo de los fluidos de las plantas que crecen a su alrededor. Por otra parte, las raíces de menta contribuyen a un mejor drenaje o desagüe del suelo donde crece la planta cuando éste se empantana.

Componentes activos: mentol, tanino, carvona, mentona, ácido acético, ácido valeriánico, cineol, limoneno …

Propiedades Cosméticas: adelgazante, depurativo en drenaje linfático, refrescante, dolor de nuca, masajes en estómago y abdomen, antimicrobiano y antiséptico.

Propiedades Terapeúticas: ayuda a oxigenar el cerebro, combate la acidez de estómago, afecciones bronquiales y de las vías respiratorias, afonía y ronquera (da claridad a la voz), agotamiento físico, anestésico, antiespasmódico de las vías respiratorias, resfríados, halitosis, migraña, jaqueca de origen gástrico, mordeduras de serpientes/insectos/escorpiones, náuseas, neuralgia facial, adelgazante (nódulos subcutáneos), prurito, sinusitis, parálisis, antiséptico general, atonía gástrica, dolor de estómago, úlceras estomacales, taquicardia, cálculos biliares, cansancio visual, ciática, pecho congestionado, temblores, tos convulsiva, corta los vómitos, dolor de garganta, dolencias hepáticas, asma, flatulencia, indigestión, cólicos intestinales, parásitos intestinales, cefalea, claustrofobia, contusiones musculares, tensión nerviosa, vértigo, dolor de muelas, regulación del metabolismo.

Propiedades Psicológicas y Mentales:

– Refrescante.

– Calmante nervioso.

– Combate el mal humor.

– Aumenta la memoria.

– Cansancio psico-físico.

– Pereza mental. Aquí podemos hacer una combinación de aceite esencial de romero + aceite esencial de limón + aceite esencial de menta.

– Para personas con poca vitalidad -cansadas, abúlicas, tristes, apáticas. Para aquellos que tienen tendencia a la pesadez del espíritu como consecuencia de un exceso de actividad mental. Suele darse en personas que, ante un determinado problema, no encuentran una salida y carecen de creatividad y visión.

– Ayuda a aprender a utilizar de forma equilibrada la razón y las emociones.

– Permite estar alerta ante cualquier situación exigente.

– Promueve la concentración y la actividad mental.

– Aumenta la conciencia y la clarividencia.

– Combate la falta de creatividad e imaginación.

– Elimina de la mente los pensamientos negativos.

Propiedades Sexuales: esterilidad, irrregularidades menopausia, tensión premenstrual, espasmos genitales, piernas – mezclar aceite esencial de lavanda + aceite esencial de romero + aceite esencial de menta , frigidez, menstruación escasa o cese total, prurito, impotencia.

Aceite Esencial de Menta piperita (Mentha piperita)

Familia: LAMIACEAE (LABIATAE).

Existen sobre la tierra unas 20 especies diferentes de menta. La mentha piperita es un híbrido de la menta de hojas redondas mentha rotundifolia, de la menta verde mentha spicata y de la menta acuática mentha aquatica. La menta piperita se llama así por el sabor picante y fuerte de sus hojas, parecido a la pimienta.

El aceite esencial de menta es uno de los más poderosos e incompatible con la Homeopatía.

Breve historia de la menta

Los egipcios ya utilizaban la infusión de menta para curar los dolores de estómago, y también colocaban las hojas en las tumbas de los faraones. En la antigua China, y sobre todo en el Japón, la menta tenía un papel muy importante en el tratamiento médico y como especia. Los griegos y los romanos utilizaban la menta de la zona mediterránea como remedio contra el dolor de cabez y las naúseas, y especialmente contra la resaca, después de sus abundantes banquetes. Carlomagno trajo la menta en el siglo IX a través de los Alpes, y se empezó a cultivar en los jardines de los conventos como planta medicinal y como especie.

El carácter «acuoso» del aceite de menta

La esencia de menta es de carácter «acuoso». El aceite esencial de menta refresca y produce una sensación de frío en todo el cuerpo. El aroma de esta esencia es frío, refrescante y dulce, lo cual se expresa en el carácter «femenino» de esta planta.

Procesos de nuestro organismo sobre los que actúa la esencia de menta

En nuenstro organismo tenemos líquidos tisulares y líquidos linfáticos que son los encargados de llevar las sustancias nutritivas a las células y de extraer las sustancias tóxicas. La esencia de  menta estimula este flujo de líquidos por todo el cuerpo humano -la afluencia de líquidos tisulares, el flujo de la linfa en los vasos linfáticos, la producción de los jugos digestivos en el estómago, en el intestino delgado, en la bilis y en el páncreas-. Esta propiedad se deduce del efecto de dilatación que produce la menta en la musculatura del intestino y en los vasos sanguíneos. Esto permite, por un lado, transportar más oxígeno y sustancias nutritivas a las células y, por otro lado, hacer que los líquidos tisulares que transportan las impurezas puedan abandonar mejor las células y fluir así por los vasos linfáticos dilatados.

La esencia de menta actúa como un «sistema de riego» y a la vez como «sistema de drenaje o desecación», es decir, si se para el flujo de líquidos, la esencia lo activa; si el flujo se estanca, la esencia estimula los líquidos del organismo para que vuelvan a fluir. Por consiguiente, la esencia de menta beneficia prácticamente todos los órganos y tejidos de nuestro organismo. Sin embargo, donde mejor actúa es en los órganos linfáticos y en la circulación de los líquidos linfáticos.

El órgano linfático más importante de la circulación sanguínea es el bazo, situado en la parte izquierda del epigastrio, debajo del diafragma. El bazo es blando y esponjoso, y puede absorber grandes cantidades de sangre. El bazo tiene una importante función de defensa en el organismo, ya que en él se limpia la sangre y se desarrollan las células linfáticas, las llamadas «células voraces». Las esencia de menta relaja la musculatura del bazo. De esta manera, el bazo puede absorber y limpiar más sangre. Además, estimula la producción de células linfáticas.

Otros órganos del sistema de defensa son las glándulas linfáticas -que están distribuidas por todo el cuerpo y funcionan como «estaciones depuradoras»-, las amígdalas palatinas y las amígdalas faríngeas. Además, cabe destacar las amígdalas intestinales que controlan las bacterias intestinales y forman las células linfáticas, así como el intestino ciego.

Todos estos órganos están controlados por el timo situado en la parte superior del corazón. La esencia de menta estimula la actividad del timo. El timo representa, junto con el bazo, el centro del sistema defensivo del organismo. La esencia de menta apoya sobre todo el sistema linfático, reforzando, así, las fuerzas de defensa de nuestro organismo, tan necesarias y vitales a la hora de combatir cualquier tipo de enfermedades.

Aplicación

La esencia de menta es uno de los remedios más populares para diversas dolencias. Uno de esos muchos remedios caseros tan eficaces. El efecto relajante y dilatador que esta esencia produce en la musculatura de los órganos internos, la convierte en un excelente remedio preventivo contra todo tipo de dolores espasmódicos en la región abdominar -naúseas, convulsiones gastrointestinales o cólicos hepáticos.

En caso de edemas, la esencia ayuda rápidamente gracias a sus propiedades vasodilatadoras que actúan sobre los capilares linfáticos (los vasos por los que corre el líquido linfático). También ayuda a aliviar las piernas hinchadas, congestión linfática que se produce especialmente en los días bochornosos, cuando el calor es agobiante, al permanecer mucho rato de pie, o en las personas que tienen la tensión baja, trastornos cardiacos o circulatorios. En estos casos, la esencia de menta refresca y deshincha. Los dolores de cabeza, debidos a una congestión de la linfa y de la sangre y que producen una sensación de «estar congestionado», pueden ser aliviados con la esencia de menta, puesto que también tiene propiedades hipotensivas que descongestionan y relajan.

Al aumentar la capacidad de defensa del organismo, esta esencia está muy indicada en la prevención y el tratamiento de resfríados y de enfermedades infecciosas, especialmente en la parte de la boca y de la faringe (amigdalitis). No debemos olvidar las propiedades febrífugas de la esencia de menta, que apoya a las células linfáticas y a los glóbulos blancos, ambos muy activos durante la fiebre, cubriendo, en su «actividad de defensa», a todo el organismo.

Las friegas con aceite de menta, aplicadas en todo el cuerpo o en alguna parte de él, refrescan y reaniman. Mejoran la alimentación linfática, lo cual aumenta el grado de humedad de la piel y el poder de defensa del organismo. El aceite de menta alivia los sofocos, los edemas y la hinchazón de los miembros, como por ejemplo en el caso de las piernas hinchadas causada por una congestión linfática. También está indicado en el tratamiento de picaduras de insectos.

Propiedades: anestésico, analgésico, antiinflamatorio urinario e intestinal, antibacteriano, antiviral, colagogo y colerético, tónico y estimulante general: digestivo, estomacal, antinauseoso. Cardíaco: hipertensivo y vasoconstrictor.

El aceite esencial de menta lo podemos utilizar en:

– Neuralgias, ciática, artritis, reumatismos, tendinitis.

– Otalgia, rinitis, sinusitis, laringitis, halitosis.

– Hipotensión.

A %d blogueros les gusta esto: