AROMATERAPIA

Cuando inhalamos el fresco aroma del pan recién horneado, fluye naturalmente hacia nuestras mentes el pensamiento de degustar un gran pan caliente. No necesitamos tener hambre para que ese aroma produzca dicha sensación. La dulce fragancia de un campo de flores puede llenarnos con sentimientos pacíficos y soñadores -así como evocar recuerdos o fantasía pasadas-. A medida que pasamos por nuestra vida diaria, no podemos dejar de estar afectados por el estímulo sensual de las fragancias que nos encontramos en el camino.

Las fragancias más obvias y sensuales son aquellas que son poco usuales. Tal vez desde nuestra ciudad vamos a visitar un área rural y somos atrapados por el olor de heno recién cortado, o asaltados por el penetrante aroma de un corral de cerdos. De una forma extraña, todos los olores parecen demorarse mucho más en nuestras fosas nasales. Respiramos profundamente, fascinados por los aromas que nos rodean en ese mundo forastero. Cada olor, feo o agradable, crea una impresión sobre nosotros, estimulando y excitando cada fibra de nuestra percepción sensual.

Sin embargo, estamos más a menudo en compañía del ambiente familiar de nuestra vida diaria. Después de experimentar el efecto estimulante de los aromas que son nuevos para nosotros, es inconcebible que no estemos igualmente afectados por los olores que impregnan nuestro propio mundo. No obstante, nuestra exposición constante a los aromas de nuestra vida diaria tiene un efecto a nivel del subconsciente. Si nos detuviéramos y analizáramos cada una de las fragancias que nos encontramos en un día, nos perderíamos en un mar de maravillas sensuales.

Aquí radica el gran secreto que hay detrás de los trabajos de aromaterapia. Efectivamente estamos afectados por las fragancias del mundo que nos rodea. El objetivo del aroma-terapeuta es capturar los efectos de estos aromas -consciente y subconsciente- y mezclarlos de tal manera que su efecto esté dirigido a un propósito específico.

En las manos del aroma-terapeuta competente están los regalos de la naturaleza. Estos regalos aplicados en un nivel superior son para el beneficio, el bienestar y el mejoramiento de toda la humanidad.

Ya sea que utilicemos el arte y la ciencia de la aromaterapia para nuestro bien físico y mental, o para mejorar nuestro espíritu y las condiciones de nuestras vidas, estamos iniciando un viaje de conocimiento y maravilla. Y para dar los primeros pasos sólo necesitamos seguir nuestra nariz.

TEXTO EXTRAÍDO DEL LIBRO:

“LA MAGIA DE LA AROMATERAPIA. El uso de las esencias para la mente, el cuerpo y el espíritu. GWYDION O´HARA

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s